Volví a nacer cuando perdí el dolor de tus silencios,
cuando descubrí en el placer de tus miradas lo que
siempre enmarcaban mis sueños…

"En lo Hondo"
Gustavo GP

sábado, 19 de julio de 2014

Destino

El destino es una delgada línea que como el horizonte divide el espacio y nos ha vuelto a engañar.
Es ese hasta luego sin despedida, esa media sonrisa repleta de complicidad, ese cruce de caminos que llevan a ningún lugar procedentes de ninguna parte, es como las hojas que el otoño viene a derribar.
Es el destino, mi destino que está cansado ya de despedidas, de perderse en callejones sin salida.
Mírame, y vuelvo a sonreír, que el destino es una delgada línea invisible que si tú te atreves, yo me atrevo a atravesar.

1 comentario:

  1. Hay líneas que mejor no atravesar, sean o no invisibles.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar