Volví a nacer cuando perdí el dolor de tus silencios,
cuando descubrí en el placer de tus miradas lo que
siempre enmarcaban mis sueños…

"En lo Hondo"
Gustavo GP

martes, 25 de diciembre de 2012

Apocalipsis



 Cuando el ejército le retiró su apoyo, no le quedó más opción que abandonar la Jefatura de Estado.
 Al día siguiente, todas las televisiones del mundo dieron como primicia cómo el pueblo vitoreaba al líder electo, cómo mostraba su júbilo mientras abucheaba al dictador derrocado.
El viejo militar observó cabizbajo las imágenes, firmó la cesión del poder, y preguntó:
–¿Cómo piensa mantener su influencia sobre el pueblo sin el uso de la fuerza?

El nuevo Presidente echó un vistazo al documento y, mientras lo firmaba y lo guardaba a buen recaudo, le respondió sin dirigirle la mirada.

–Someterles por la fuerza ha sido un error.
Yo les haré creer que son libres.

2 comentarios:

  1. creer, creer. Lo demás es accesorio.
    He descubierto tu blog. Lo seguiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar