Volví a nacer cuando perdí el dolor de tus silencios,
cuando descubrí en el placer de tus miradas lo que
siempre enmarcaban mis sueños…

"En lo Hondo"
Gustavo GP

martes, 29 de septiembre de 2015

Confesiones III


Resultado de imagen de confesiones de un poeta

Suele pasar que cuando escribo algo, me olvido de todo lo malo, intento pulir mis defectos, convertirlos en virtud. Excavar letras de lo profundo. No engañar a nadie, decir la verdad como la siento y querer sentirme reflejado en los versos.
En todos y cada uno de ellos hay parte de mí. De mi vida. De mi viaje por las noches en vela.
No puedo negar el placer de leer algo que yo he escrito y más aún que haya gente que no tenga conciencia y me lea. Pero es más la necesidad que me da el plasmar las cosas que salen de dentro pero que no se dicen porque no, porque sinceramente no son políticamente correctas.
Me encanta expresar en los papeles mis secretos más escondidos, místicos, crípticos, diciendo lo que digo sin que sepas lo que escribo, o al menos que te haga pensar lo que cuento.
Me siento delante de mi ordenador y comienzo a pulsar teclas sin ton ni son y así comenzar a hacer realidad mis sueños. Me gusta viajar al país de los cuentos, brindar con cerveza con los duendes, bailar con las hadas, hablar con las musas y sentir su magia, al menos por unos instantes para encontrar lo que todo ser busca. Hasta que cobra sentido el seguido del punto del fin.
Y allí estaba. Lo encontré en el corazón, encontré el mapa donde se esconden los sentimientos, ya ves, no estaba tan lejos.
Solo falta seguir sus pasos, hasta la x.

4 comentarios:

  1. Vaya, mala suerte. En mi ordenador la x está bloqueada. Y es que suele pasar que, cuando escribo algo, me olvido de engrasar los sueños.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero quedan reflejados en los papeles.
      Abrazos siempre maestro.

      Eliminar
  2. Y es que ese lugar aunque parezca recóndito, está mas cerca de lo que pensamos

    Besos siempre..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad, sólo hace falta querer encontrarlo.

      Besos siempre.

      Eliminar